[News]  [Addresses] [Carmelite sites]  
Secretariat of Missions: ocdmis@pcn.net + FAX ++39 06 85443212



Missionary news

News   -  12 - ( 28.04.2006 )


Una  vida  por  Africa

Marcelino Forcellini,
misionero incombustible en el Cong
o

 

Dámaso  Zuazua, ocd, Secretario general de las Misiones

 

  El P. Marcelino Claudio Forcellini acumula el primado de algunas singularidades. Habiendo nacido el 6 de diciembre de 1930 en Paris, es ciudadano de la República de San Marino, único carmelita de este diminuto estado independiente. Pertenece a la Provincia Romana. A sus 76 años el blasón que más le honra es el ser misionero desde hace 38 años en la República Democrática del Congo. En Kananga-parroquia de Notre Père y Kananga-Ntambwe, Kinshasa, Bukavu, Lubumbashi ha sido fundador o párroco o responsable con más pena que gloria; en cualquier caso, un trabajador incansable, sin miramientos para su propia persona. Está también al origen organizativo de las vocaciones nativas –numerosas y prometedoras- del Congo al Carmelo. Ha desafiado o sobrevivido a conflictos políticos, a penurias económicas, a tantos achaques de salud, ... ¿De cuántas malarias se habrá curado?  ¿Se podrán contar sus diarreas, sus amebas, sus fiebres elevadas, tantos otros males?  Lo importante en él es servir, y servir con generosidad. Por eso parece dotado de una fibra incombustible, como los grandes  árboles baobab del África mítica. La historia misionera canta sus glorias y su nombre está escrito en el libro definitivo de la Vida

 

         Recientemente, el 9 de marzo la república adriática que le extiende el pasaporte nacional le ha conferido un premio. El “Ente Cassa di Faetano” había seleccionado dos nombres de prestigio entre los sanmarinenses en patria o al extranjero: el prof. Luciano Maiani, grande investigador físico como director general del CERN en Ginebra, el más importante laboratorio de física en el mundo, y nuestro entrañable  P. Marcelino. Su mérito –al decir de la motivación expresada- está en  “su vida simplemente grande, consagrada al servicio de los pobres, constituyendo un ejemplo encomiable de gratuidad en el surco de la más noble tradición sanmarinense”.

 

         La consigna del premio “San Marino” en su primera edición se desarrolló en el Teatro “Nuovo di Dogana”. El marco prestigioso de gran gala mediática, estética y artística, reunió a los dos Capitanes Regentes de la República, a las demás autoridades civiles y políticas. Todo discurrió en un generoso despliegue mediático. La sala presentaba un esmerado ambiente de decorado floral. La inspiración artística llegó a su cumbre con el concierto pianístico del compositor Michael Nyman. El premio otorgado consiste en la entrega de una suma de dinero y de una escultura, ideada en exclusiva por el maestro Arnaldo Pomodoro. Se proyectó en la sala un vídeo con algunos momentos de la vida misionera del P. Marcelino. Momento de elevada emoción se alcanzó cuando el periodista Sergio Barducci entrevistó en directo a los premiados y escuchamos las respuestas de nuestro homenajeado. Todas las Misiones Carmelitanas, el espíritu misionero de la Orden se veían premiados en ese momento.

 

         Nuestro histórico misionero se vio acompañado por su familia Forcellini, por sus hermanos carmelitas de la Provincia Romana con el Provincial y cuatro ex-misioneros del Congo, con cuatro carmelitas africanos residentes en Roma, todos ellos discípulos del maestro homenajeado,  en compañía del secretario general de las Misiones Carmelitanas, colega en otro tiempo del P. Marcelino en el Zaire de entonces. Nunca la República de San Marino había visto tanto hábito carmelitano en su territorio.

 

         La atribución del prestigioso premio no le impide responder ahora con la máxima sencillez y convicción:

 

         - P. Marcelino: ¿Estás contento con este distintivo?

- ¡Claro que estoy contento! No tanto por mi persona. Más bien, por la causa y el ideal misionero del Carmelo: que se reconozca en el mundo de hoy el mérito de una vida gastada y ofrecida a favor de los pobres, al lado de los desfavorecidos de la sociedad, es muy positivo. Es un estímulo y un apoyo moral para el misionero, para que se entregue con más ahínco todavía. Es un estímulo también para nuestra sociedad, opulenta y materialista, para abrirse en su aprecio hacia los valores más elevados que los de su propio bienestar y egoísmo. Estoy agradecido también por el aspecto económico del premio. Este reconocimiento comporta una ayuda para las obras de la Misión.

 

-           ¿Qué comentario breve te sugiere el  premio?

-          Al principio no me lo creí. Pensaba fuese una broma de algún amigo de mi patria, San Marino. Fue precisamente un amigo quien me llamó el primero. Pero luego llegó la confirmación oficial. Tuve que creerlo, y acepté. Me vino a la mente: ¿Cómo han podido pensar en mí?  ¿Cómo se han acordado de quien vive en las savanas del Congo? Pensé también en tantos otros misioneros, en los pobres que conozco y trato. Los misioneros en  ser reconocidos por las autoridades del mundo son pocos. El premio representa el reconocimiento de la labor de todos los misioneros, muchos de ellos con más méritos que los míos.

 

-          ¿Cómo nació tu vocación misionera?

-          Desde jovencito, en el seminario carmelitano de Montecompatri, con las lecturas de novelas y relatos misionales. A mis 38 años, con la responsabilidad de consejero provincial y de maestro de novicios, no pensaba en las Misiones. Pero en 1968 llegó a nuestra Provincia Romana la propuesta de aceptar una Misión en el Congo-Kinshasa. Mi nombre no aparecía en la lista de los pioneros. A última hora se retiró uno de los misioneros nombrados. En la víspera de la fiesta del Carmen el Provincial me comunicó: “La Virgen te ha favorecido con una gracia... que vayas misionero al Congo.” Quedé sorprendido, pero respondí: “Desde ahora tienes mi respuesta: estoy dispuesto...” Mi vida cambió de rumbo. Mis compañeros me creían incapaz de resistir por mucho tiempo, teniendo en cuenta mi fragilidad de salud

-          ¿Cuáles fueron tus primeras impresiones del Congo en 1968?

-          Hoy Europa es multirracial. Pero al aterrizar en Kinshasa me sorprendió el color negro de la muchedumbre de gente. Me pareció que entraba en un mar de personas negras. Me impresionó ver cómo los niños son sencillos con una sonrisa que les ofrezcamos. Todos pedían, pero cautivaba su sencillez, su alegría.

 

 -    Cuéntanos tu momento más difícil o más doloroso en esos 38 años de vida misionera.

-          El asalto y el saqueo completo de nuestra casa-noviciado de Kananga en 1993, el 29 de noviembre. No me preguntes más sobre eso,...

 

-          Y, ¿tu mayor alegría...?

-          Cuando veo a un niño, cuyo rostro se abre y se ilumina con la sonrisa, como respuesta a lo poco que yo haya podido hacer por él.

 

Los medios de comunicación deben reconocer que hay mucho misionero entregado, sin afán de protagonismo. Gracias a estos misioneros se alivia la vida de muchas personas.


 

 

     
 [
 English] [ Italiano] [ Español] [ Français ] [ Deutsch]
[ ] [  ]

Updated 28 apr 2006  by OCD General House
Corso d'Italia, 38 - 00198 Roma - Italia
 ++39 (06) 854431  FAX ++39 (06) 85350206